Los Bronces, su origen y el Potro Bronce

Recopilación Histórica realizada por: Nicolás Abarca Zamorano
Publicado: 20 de enero de 2018
La mayor parte de la información fue obtenida del artículo publicado el 21 de junio de 2005 por Guillermo Rojas Fioratti, en el portal Caballos y Rodeo http://www.caballoyrodeo.cl/

Diego Vial Guzmán. Fuente: MyHeritage

El nombre de la localidad se debe al antiguo criadero de caballos Los Bronces fundado en 1886 por don Diego Vial Guzmán, quien nació en 1859 hijo de Don Juan de Dios Vial Guzmán y Doña Rosa Guzmán Guzmán. Estuvo casado con Eugenia Larraín Valdés, con la cual tuvo 4 hijos: Diego; Blas; Hernán; y Eugenia.

Su criadero de caballos tomó como línea fundadora el potro "Bronce" nacido en 1881 en el criadero Aculeo (Propiedad de Pedro de las Cuevas) y que figura con el número 1 de los Registros Genealógicos de la Raza del Caballo Chileno. Fue inscrito el día 1 de octubre de 1893, convirtiendo al Caballo Chileno en la raza con registro más antiguo en Sudamérica, teniendo también el cuarto registro más antiguo en todo el hemisferio occidental.

Potro "Bronce". Fuente: Montory Gajardo, A. (2011). Grandes Caballos del Sur de América TomoII

El potro "Bronce" era hijo de la yegua aculeguana "Codicia". Francisco Antonio Encina lo describe como "potro bayo aleonado, de 1,46 m. de alzada por 1,82 m. de cincha, dos pies blancos y estrella en la frente... tenía la marca de Aculeo" (Anuario 1954).

Yegua "Codicia". Fuente: Montory Gajardo, A. (2011). Grandes Caballos del Sur de América TomoII

Yegua "Codicia". Fuente: Montory Gajardo, A. (2011). Grandes Caballos del Sur de América TomoII

Además, sobre el origen del potro "Bronce" señala "entre un grupo de yeguas trilladoras de la hacienda de Aculeo que fueron con sus potrillos marcados a trillar al fundo del señor Rozas, quedó una, tal vez por accidente, que no se recogió hasta el año siguiente. El señor Letelier, al mandar por la yegua, escribió al señor Rozas pidiéndole la madre y diciéndole que conservara el potrillo, que ya tenía un año, como obsequio de Aculeo.

El señor Rozas lo dejó entero y lo bautizó con el nombre de "Alquitrán". Cuando algunos años más tarde el señor Vial le propuso comprarle un potro, le presentó (el señor Rozas) para que escogiera el "Alquitrán", atribuyéndole la paternidad del "Codicia" que ya tenía cierta nombradía como caballo de corrales, y un potro mestizo de "Leopardo" hijo de un caballo de coche de Maule, e inscrito el mismo en la sección de animales de tiro, el cual falsificó un origen que lo hacía de pura sangre chilena. El señor Vial, con buen ojo, escogió el "Alquitrán" que con el nombre de Bronce fue el fundador de su criadero" (Anuario 1954).

Don Diego Vial Guzmán adquirió también "tres yeguas hijas de "Ñato", nietas del "Tordillo Trotador" que don Pedro de Las Cuevas legó a don Rafael Martínez, de Paine; y 13 madres más escogidas entre los restos dispersos de las antiguas crianzas de chilenos" (Anuario 1954).

A juicio de don Francisco Antonio Encina, don Diego Vial Guzmán con su criadero Los Bronces realizó "un esfuerzo tenaz, sostenido durante cerca de cuarenta años en pro del mejoramiento del caballo chileno. Su fundador no escatimó sacrificios ni tiempo: ha consagrado una atención preferente, casi exclusiva a la realización de los objetivos... bien definidos.

El primero fue la alzada, quiso levantar la talla del caballo criollo a 1,50 m. y más en los machos, y 1,46 m. en las hembras. Se propuso, en seguida, dar distinción a la primitiva raza criolla que sólo la tenía accidentalmente en uno que otro ejemplar como "Bayo León" y "Angamos I", afinando la cabeza, el cuello y la piel. Secundariamente, fijó su atención en la estructura misma del animal, que procuró corregir, concediendo gran importancia a la cincha o sea al perímetro toráxico, y a la solidez del lomo. Las cualidades y las aptitudes del animal no se tomaron para nada en cuenta en esta selección. Finalmente, el objetivo debía alcanzarse dentro del pie forzado de la reproducción consanguínea, de los animales que formaron la base primitiva del criadero. Ningún nuevo ejemplar, aún de las mismas sangres del "Codicia" y "Ñato", troncos principales de los fundadores, ha venido desde afuera a refrescar la sangre o a corregir defectos de los progenitores, que se consolidaron, lo mismo que sus buenas conformaciones, con la prolongada reproducción consanguínea" (Anuario 1954).

Esta idea fuerza de don Diego Vial Guzmán plasmada en su criadero hizo que sus productos adquirieran un tipo propio y bien definido.

Según sostiene Encina "el potro "Bronce" se reprodujo exclusivamente en el fundo de su dueño, el señor Vial, con yeguas adquiridas especialmente para alcanzar los resultados que este caballero se propuso". Entre las madres, tiene especial importancia el lote de tres hijas del "Ñato", porque de "Bronce" y de una de ellas, "Esperanza" N.o 12, procedieron los dos potros con que el señor Vial continuó su tarea: "Colocolo I", N.o 23, y "Cucurucho" N.o 127¨.

Las tres yeguas hijas de "Ñato" fueron "Viuda" ("Varina"), nacida en 1877; "Novicia" ("Negra"), nacida en 1884; y "Esperanza" ("Coipa de Chimbarongo"), todas nietas del potro "Tordillo Trotador" legado por don Pedro de las Cuevas a su representante, don Rafael Martínez.

Sobre el tipo de estas yeguas Encina comenta "estas tres yeguas... guardan entre sí bastante analogía, y a pesar de los cruzamientos con familias extrañas sufridos por el antepasado cuevano, conservan bastante el sello de algunos de los restos de estirpes cuevanas que llegaron hasta nosotros. Son yeguas largas, de bastante masa y buena alzada; de cabeza corta, cuadrada, muy distinta de la característica de la estirpe cuevana del "Caldeado", y bastante distinguidas, como que derivan de uno de los reproductores más seleccionados de su época" (Anuario 1954).

Sobre la descendencia de los productos de Los Bronces Encina manifiesta "los hijos de "Bronce" marcaron desde el primer momento un avance en la talla y ganaron en distinción, sin perder nada de la cincha ni del excelente dorso de su padre; pero en su casi totalidad heredaron la insuficiencia de antebrazos y de piernas con relación al tronco amplio y robusto, y dejaron entrever una ligera tendencia a la estrechez de cascos, defectos ambos, que fatalmente tenían que agravarse en la reproducción consanguínea, y que sólo habría sido posible contrarrestar con un cruzamiento de sangre "Angamos" dado oportunamente" (Anuario 1954).

El potro "Bronce" murió en 1912, y el criadero Los Bronces desapareció a mediados de 1940, tras el fallecimiento de Don Diego Vial en 1938.


BIBLIOGRAFÍA

Libros
Montory Gajardo, A. (2011). Grandes Caballos del Sur de América Tomo II. Recuperado el 20 de enero de 2018, de https://issuu.com/macarthur2003/docs/generadores_tomo2

Páginas Web
Rojas Fioratti, G. (21 de Junio de 2005). Escudriñando en el Criadero Los Bronces. Caballo y Rodeo. Recuperado el 20 de enero de 2018, de http://www.caballoyrodeo.cl/portal_rodeo/site/artic/20050621/pags/20050621000001.html
Diego Vial Guzmán. Genealogía Chilena en Red. Recuperado el 20 de enero de 2018, de http://www.genealogiachilenaenred.cl/gcr/IndividualPage.aspx?ID=I32327
Sociedad Nacional de Agricultura. Recuperado el 20 de enero de 2018, de https://portalsna.msys.cl/login


No hay comentarios:

Publicar un comentario